Menu

Si necesitas ausentarte del trabajo a causa de tu tratamiento de cáncer, primero es importante conocer los hechos. La Ley de Ausencia por Enfermedad o Razones Familiares de 1993 podría ser una opción para cuando tengas que ausentarte.

Aun con los medicamentos para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia y otros avances en el cuidado del cáncer, o si sólo tienes que internarte por poco tiempo, muchas veces se necesita tomar una ausencia por enfermedad del trabajo para recibir tratamiento o para recuperarse. A continuación mencionamos lo que necesitas saber acerca de los beneficios federales y estatales, y cómo negociar el mejor acuerdo posible para ti y para tu empleador.

Conoce la ley

Ley de Ausencia por Enfermedad o Razones Familiares de 1993

La Ley de Ausencia por Enfermedad o Razones Familiares de 1993 (o FMLA, por sus siglas en inglés) estipula que ciertos empleadores deben conceder ausencias por enfermedad y razones familiares cuando se necesiten; por ejemplo, después del nacimiento o adopción de un hijo o cuando un empleado o familiar cercano tiene una enfermedad grave. Esta ley está diseñada para ayudarte a equilibrar las exigencias del trabajo con tus propias necesidades de salud y las de tu familia. En la mayoría de los casos, la ley también requiere que cuando regreses a trabajar, el empleador te devuelva tu empleo, o uno equivalente.

El texto completo de la Ley de Ausencia por Enfermedad o Razones Familiares de 1993 se puede encontrar en la página de Internet del Departamento Federal de Trabajo. Sin embargo, se requiere tiempo y paciencia para navegar por toda la ley. Si por ahora te faltan ambos, aquí tienes algunos puntos importantes que recordar:

  • No todos los empleadores están obligados a cumplir con la ley FMLA y tampoco protege a todos los empleados. La ley se aplica a todas las agencias públicas y a las escuelas locales al igual que a las empresas privadas que emplean a 50 o más trabajadores por un mínimo de 20 semanas laborales durante un año civil. Las empresas que tienen menos de 50 empleados no están obligadas a proporcionar ausencias de acuerdo a la ley FMLA. Como empleado, debes haber trabajado para el empleador por lo menos 12 meses por un mínimo de 1,250 horas durante los últimos 12 meses para tener derechos bajo esta ley.
  • Los empleados que sí califican tienen derecho a un total de 12 semanas laborales de ausencia durante un periodo de 12 meses. La cobertura de seguro médico continúa como si estuvieras trabajando. Esto significa que si hacías algunos de los pagos de la prima del seguro mientras estabas trabajando, tendrás que seguir pagándolos mientras te ausentas.
  • Cuando regreses de tu ausencia, deben devolverte tu empleo original o uno equivalente en salario, beneficios y otras condiciones. (A veces se permiten algunas excepciones si el resultado podría causar daños económicos graves para las operaciones del empleador.)
  • Ahora las malas noticias: La ausencia familiar y médica, si tienes derecho a recibirla, es sin sueldo, al menos que tu empleador o plan estatal sea más generoso de lo que requiere la ley federal. También tu jefe puede pedirte que primero uses todos tus días de vacaciones, personales y de enfermedad antes de aplicar la ley FMLA.

Pon de tu parte

Puedes facilitar el proceso de recibir ausencia médica al seguir los siguientes pasos simples:

  • Si puedes, avísale a tu empleador con anticipación que necesitarás ausentarte por razones de salud. Tal vez se requiera un aviso de 30 días si tu ausencia es previsible. Si no lo es, la FMLA recomienda dar un aviso verbalmente después de uno o dos días de enterarte de que tendrás que ausentarte.
  • Documenta tu necesidad de ausentarte. Dale una carta a tu empleador indicando la fecha en la que empezó tu problema grave de salud o que fuiste diagnosticado, y la cantidad de tiempo que probablemente necesitarás ausentarse.

Pon la FMLA a trabajar para ti

En las estipulaciones de la ley FMLA, hay dos beneficios que a menudo se pasan por alto, de acuerdo a Maria Greco Danaher, una abogada de Pittsburgh, Pensilvania que se especializa en derechos laborales:

  • La ausencia puede ser intermitente. Esto puede ser útil, sobre todo para los pacientes de cáncer que tal vez sólo necesiten pocos días en vez de semanas para recuperarse de cada sesión de quimioterapia.
  • Puedes pedir que te den un horario reducido, como una semana laboral más corta.

En estos casos, tu empleador puede transferirte a un puesto diferente con los mismos beneficios y salario si es más apto para ausencias repetidas que tu puesto regular.

Infórmate sobre qué es legal y qué no lo es

Avisarle a tu empleador y darle una carta diciéndole que tendrás que ausentarte pone el proceso en marcha, pero tal vez las cosas no terminen ahí. De acuerdo a la ley FMLA, tu empleador tiene el derecho a pedirte lo siguiente:

  • Puede pedirte que consigas una segunda opinión para saber si la ausencia es necesaria (pero tu empresa debe pagar y no puede contratar a un proveedor de servicios de salud que trabaja para la empresa). Si la segunda opinión es diferente a la primera, puedes pedir una tercera opinión (de nuevo, a cargo de tu empleador). La tercera opinión se considera definitiva y obligatoria.
  • De vez en cuando tu empleador te puede pedir un informe del progreso de tu condición y tratamiento.

Cómo negociar si trabajas para una empresa pequeña

Si la ley FMLA no aplica para tu empleador, todavía puedes tratar de negociar una ausencia por enfermedad. Aquí hay algunas sugerencias de Steve Friedman, que superó el cáncer testicular hace seis años y trabaja para la Coalición Nacional de Supervivencia del Cáncer:

  • Programa una hora para sentarte y hablar. Trata de llegar a un acuerdo de cuándo podrás trabajar y enfatiza tu habilidad de seguir contribuyendo a la compañía.
  • Pon el plan por escrito para que sirva de contrato.
  • Sé positivo. A algunos empleadores de compañías pequeñas se les conoce por ser comprensivos acerca de la necesidad de ausentarse por enfermedad o razones familiares aunque la ley FMLA no los obligue.

Revisa las leyes de tu estado

Además de las leyes federales que reglamentan la ausencia por enfermedad, tu estado puede tener sus propios beneficios. Cinco estados tienen programas de seguro de discapacidad temporal por ausencia médica que pagan a los empleados, de acuerdo a Lissa Bell de la Asociación Nacional para Mujeres y Familias, un grupo defensor. Y 23 estados han presentado legislaciones de beneficios para ausencias por razones familiares que proveerían ausencias pagadas y otros beneficios. Para saber qué está pasando en tu estado, puedes contactar al Departamento de Trabajo estatal.

Si la ley federal FMLA y las leyes de ausencia por enfermedad de tu estado aplican a tu situación, tienes el derecho de recibir los beneficios más generosos de acuerdo a cada ley.

Sé consciente de otras prestaciones

Si ni la ley FMLA ni las leyes de tu estado aplican a la empresa donde trabajas, existen otras posibilidades para conseguir la ausencia que necesitas:

  • Revisa tu contrato de empleo, el manual de normas de empleo o los programas de beneficios del sindicato.
  • Tal vez puedas recibir algunas prestaciones de la Ley para Personas con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) si tu enfermedad se convierte en una discapacidad. Los empleados protegidos por la ley ADA pueden pedir ausencia por enfermedad de acuerdo a la condición llamada "adaptación razonable".

Cómo defenderte

¿Cuáles son tus opciones si has investigado todas las posibilidades y aún sientes que no estás recibiendo todo a lo que tienes derecho? Éstas son algunas de las medidas que sugiere la Coalición Nacional de Supervivencia del Cáncer:

  • Habla primero. Intenta iniciar una conversación profesional con tu empleador en la que le dejas saber que conoces bien tus derechos y quieres resolver la situación de manera en que ambas partes queden satisfechas.
  • Pídele a tu médico u otro proveedor de servicios de salud que interceda ante tu empleador para explicarle por qué necesitas ausentarte.
  • Solicita la ayuda de tus compañeros de trabajo. Después de todo, quizás ellos necesiten ausentarse por enfermedad en el futuro.
  • Si piensas que necesitas un abogado, consulta con la asociación de abogados más cercana o con organizaciones como la Coalición Nacional de Supervivencia del Cáncer en la página de Internet www.canceradvocacy.org/espanol/, o con la Fundación para la Defensa del Paciente www.patientadvocate.org, las cuales proporcionan ayuda para encontrar asesoría legal.