Menu

El cáncer puede empezar como una crisis y pasar a ser una discapacidad, y a veces de manera muy rápida. Aun si anticipas que tu discapacidad por el cáncer vaya a ser de corto o largo plazo, si estás consciente de las diferencias y sabes cómo solicitar cada tipo de beneficio por discapacidad, esto podría ser muy útil para aliviar la angustia sicológica y económica relacionada a esta enfermedad.

Aquí, los expertos te ofrecen un curso intensivo sobre la pensión por discapacidad para que puedas reducir los problemas y aumentar los beneficios.

Comprende las diferencias entre las pensiones por discapacidad de corto y largo plazo

Los programas de pensiones por discapacidad de corto plazo normalmente los administra el estado o tu empleador; los programas de largo plazo los administra el gobierno federal o los empleadores. Los programas adquiridos individualmente, es decir, que el mismo beneficiario ha comprado, son mucho menos comunes.

Desde el punto de vista del gobierno, el cual administra los beneficios por discapacidad del Seguro Social, una discapacidad de largo plazo es una enfermedad o lesión con una duración anticipada de doce meses o más, o una discapacidad irreversible, dice Kathleen Wiegand, vocera de la Administración del Seguro Social.

Dependiendo del programa, los pagos por discapacidad a corto plazo podrían empezar después de cumplir con un periodo de una semana de espera y continúan por un lapso de semanas o meses, según el programa.

"La pensión por discapacidad tiene diferentes significados dependiendo de la ley", dice Barbara Hoffman, abogada que se especializa en leyes de discapacidad y profesora en la facultad de derecho de la Universidad Rutgers en Newark, Nueva Jersey. "La pensión federal tiene una serie de reglas y la pensión estatal tienes otra serie de reglas diferentes".

Cómo y cuándo solicitar una pensión por discapacidad de corto plazo

Primero, investiga si tu estado ofrece este programa. Según la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, cinco estados, California, Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island y Puerto Rico, actualmente ofrecen programas de pensiones por discapacidad de corto plazo para empleados. Investiga los detalles de estos programas en el Departamento de Trabajo de tu estado, (haz clic aquí para más información: http://www.dol.gov/dol/location.htm).

"Lo más importante es simplemente conocer las leyes de tu estado, así sabrás cuáles son las fechas límites para entregar los documentos, qué tipo de papeleo se debe hacer y cuáles palabras claves debes usar para asegurarte de recibir los beneficios a los que tienes derecho de acuerdo a la ley estatal", dice Hoffman.

Los procedimientos y las normas varían. Por ejemplo, en California, el programa lo administra el Departamento de Desarrollo Laboral. Los empleados que no pueden trabajar debido a una enfermedad o lesión no relacionada a su trabajo deben presentar una solicitud y después cumplir con un periodo de siete días de espera. Si el empleado califica, puede recibir la pensión por un periodo máximo de 52 semanas.

Después de enterarte si tu estado ofrece programas de pensiones por discapacidad de corto plazo, investiga si tu empleador también tiene un programa. Contacta al departamento de recursos humanos o a la oficina de beneficios para empleados de tu trabajo.

Para la pensión de largo plazo, ten en cuenta estas Cinco Preguntas Importantes.

El gobierno te hará una serie de pruebas para determinar si calificas para la pensión de largo plazo.

Algunos de los criterios son:

  • ¿Estás trabajando? Si es así y estás ganando $800 o más por mes en el 2003, normalmente no se te considera discapacitado.
  • ¿Tu condición es grave?
  • ¿Tu condición se encuentra en la lista de impedimentos incapacitantes? (Es una lista que tiene el gobierno.)
  • ¿Puedes hacer el trabajo que hacías antes? Si es así, tu solicitud probablemente será denegada.
  • ¿Puedes hacer otros tipos de trabajo? Si es así, tu solicitud probablemente será denegada.