El enterarte de que tienes cáncer es como si te dejaran en un país ajeno donde no hablas el idioma. Puede que ni sepas lo que significa "biopsia" cuando te den el primer diagnóstico, pero dentro de pocas semanas estarás hablando el idioma de los médicos como si fuera tu lengua materna.

El entender claramente tu diagnóstico es el punto de partida. (Mientras navegas por el proceso del diagnóstico, desde la detección de tu cáncer hasta quizás la cirugía, conocerás los detalles de tu propia situación.) A continuación se encuentran las partes esenciales de un diagnóstico completo de cáncer:

  • El nombre del cáncer, el cual normalmente incluye el tipo.
  • El grado del cáncer; es lo que indica la manera en que las células cancerosas probablemente se comportarán.

Si no tienes alguna parte de esta información, pregúntale a tu médico. Tu médico debe tomar tiempo para discutir cada conclusión de tu diagnóstico y explicarte cómo afecta tu tratamiento y pronóstico.

Preguntas que debes hacerle a tu médico

Las preguntas básicas que hacer respecto a tu diagnóstico son:

  • ¿Cuál es el nombre clínico de mi cáncer?
  • ¿Cuál es el tipo y subtipo, si los hay?
  • ¿En qué etapa está mi cáncer?
  • ¿Cuál es el grado de mi cáncer?
  • ¿Hay otros factores que afectan el pronóstico?
  • ¿Hay características que podrían influir el transcurso de la enfermedad o que podrían afectar las opciones de tratamiento?

No seas tímido para hacerle preguntas al médico. A la larga, esto reducirá la confusión.

Qué hay dentro de un nombre

Con frecuencia se dice que el cáncer es en realidad cuatrocientas enfermedades diferentes, por lo tanto no es sorprendente que los nombres de cada tipo y subtipo parezcan complicados. Te ayudaría pensar que el nombre es como un rompecabezas que vas a deshacer. Vas a aprender qué significa cada pieza y cómo y cuándo se une con las demás para formar la imagen única de tu cáncer. Por ejemplo, toma un nombre de cuatro partes como "carcinoma ductal in situ del seno".

Seno es la parte fácil. El nombre del lugar principal. El órgano donde empieza el cáncer, típicamente es parte del nombre. (Sin embargo, hay excepciones. El Cáncer de Paget es un tipo de cáncer de seno relacionado al pezón. El Tumor de Wilm es un tipo de cáncer de los riñones.)

Carcinoma es una malignidad que surge en las paredes de un órgano. Es una de las varias categorías generales del cáncer. Otro tipo de cáncer es sarcoma; una malignidad en los tejidos conectivos, los huesos o músculos. Otros tipos generales son: leucemia, el cáncer de los órganos que producen sangre; linfoma, cáncer en el sistema linfático; y mieloma, cáncer en las células de plasma y en la médula ósea.

Ductal significa que las células anormales surgen en un ducto, o conducto mamario, drenando así un lóbulo. (En comparación, carcinoma in situ lobular del seno significa que el cáncer empezó en el lóbulo o en la misma glándula mamaria.) Aunque el nombre no incluya el subtipo del cáncer, en algunos casos, tales como carcinoma ductal del seno, es útil saber cuál es el subtipo porque puede afectar el pronóstico y por consecuencia las opciones de tratamiento. Por ejemplo, la forma "comedo" de cáncer de seno es un subtipo agresivo.

In situ significa que el cáncer está limitado al área donde surgió. En otras palabras, todavía no es infiltrante o invasivo, lo que significaría que el cáncer rompió la pared del conducto o lóbulo donde originó e infiltró los tejidos cercanos y desde estos podría extenderse. Cuando las células malignas se extienden más allá del lugar inicial, por ejemplo del seno, a otro órgano como los pulmones, se dice que el cáncer "hizo metástasis". Sin embargo, ten en cuenta que aunque el cáncer se haya metastizado a otras partes, se conserva el nombre del lugar de origen, es decir la parte donde inició. Por lo tanto, a una lesión metastásica en el pulmón de un cáncer de seno, se le llama "cáncer de seno metastático" y no "cáncer de los pulmones". Es así aun si el pulmón es la parte donde se haya detectado el cáncer en un principio.

Las etapas del cáncer

Hay varios sistemas diferentes que se usan para describir cuánto ha progresado un cáncer en el momento que se detecta. El sistema de clasificación que se usa para la mayoría de tumores sólidos fue creado por el Comité Conjunto Americano del Cáncer (AJCC, por sus siglas en inglés) y se basa en el concepto de que los cánceres en la misma zona tienen patrones similares de crecimiento y propagación. Para determinar la etapa, el médico utiliza información acerca de las etapas clínicas y patológicas del cáncer. La etapa clínica se basa en técnicas no-quirúrgicas de diagnóstico, como el examen físico que te hace el médico al igual que los análisis de sangre y las técnicas de imagen. La etapa patológica utiliza la información reunida de la extirpación del tumor y del examen de la zona cercana y de los ganglios linfáticos.

El AJCC clasifica el cáncer de acuerdo al sistema TNM: la "T" representa el tamaño del tumor. La "N" se refiere a la presencia del cáncer en los ganglios linfáticos de la zona y hasta qué punto los ha afectado. La "M" muestra la presencia de una propagación más allá de la zona, es decir, metástasis localizada. Un número subíndice y a veces una letra ofrecen más información específica. Después de designar las letras TNM, el cáncer se clasifica en una de cinco etapas, desde el cáncer no invasivo más pequeño, Etapa 0, hasta el más avanzado, Etapa 4.

Las etapas de ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de colon y los cánceres ginecológicos, se clasifican de acuerdo a otros sistemas además del sistema TNM. El cáncer del colon a veces se clasifica de acuerdo al sistema de etapas de Dukes, creado por el patólogo británico Cuthbert Dukes. Se ha propuesto un nuevo sistema de clasificación de etapas para el diagnóstico "carcinoma ductal in situ del seno" que detectaría si hay necrosis (una zona de células muertas) y mediría el grado de las células, pero su utilidad no ha sido comprobada. Algunos sistemas para clasificar etapas son bastante simples y dependen de la posibilidad de remover el tumor quirúrgicamente. Por ejemplo, aunque el cáncer del páncreas se clasifica de acuerdo al sistema TNM, los cirujanos prefieren clasificarlo como extirpable (el tumor se puede remover), avanzado localmente o no extirpable, y metastásico.

Para los cánceres como la leucemia, que no forman tumores sólidos, se utiliza otro sistema para clasificar las etapas, basado en factores relevantes a esa enfermedad, como cuánto se ha afectado la médula ósea.

Grado Uno de los elementos más importantes de tu diagnóstico es el grado del cáncer porque demuestra cuán agresivo es el cáncer. El grado lo determina un patólogo basándose en un análisis microscópico del tejido del tumor. Anna R. Graham, M.D., una antigua presidenta de la Sociedad Americana de Patólogos Clínicos, explica que un patólogo evalúa tres elementos principales. "El primero es cómo se ven las células individuales. ¿Son muy diferentes de lo normal? El segundo es el patrón de los tejidos. ¿Qué tanto se parece el patrón de células a la arquitectura normal de los tejidos del seno? El tercero es el índice mitótico de las células. ¿Qué porcentaje de las células se está dividiendo activamente? Cuando se reúnen estos tres elementos se sabe qué tan anormales son las células y si están respondiendo a las señales normales para formar las estructuras que deben formar".

Después de evaluar cada uno de estos factores, el patólogo clasifica el cáncer en orden de gravedad usando Grado 1, 2, 3 o 4. Al Grado 1 a veces se le llama "grado bajo", el menos agresivo y al Grado 4 se le llama "grado alto", el más agresivo. "GX" significa que el grado no se puede determinar.

También puedes oír mencionar la palabra "diferenciadas" para describir tus células de cáncer, usada en las expresiones "bien diferenciadas", "moderadamente diferenciadas" o "poco diferenciadas". Esto describe el estado de madurez de las células cancerosas, es decir, cuánto se parecen a las células saludables del mismo tejido. A veces esta palabra se usa de manera intercambiable con el grado del cáncer. Por ejemplo, un tumor de Grado 1 normalmente está bien diferenciado, crece más lento y es menos probable que se mestastice comparado a un tumor poco diferenciado de Nivel 4.

La clasificación del grado es tan importante al tomar decisiones respecto al tratamiento que tal vez quieras considerar una segunda opinión de patología. En algunos centros médicos, todas las muestras de tejidos que resultan ser malignas las examinan más de un patólogo como parte de un control de calidad. Consulta con tu médico para asegurarte de que tus análisis hayan pasado por este control de calidad. Si no fue así, o si quieres una segunda opinión de otra institución, tu médico puede ayudarte a coordinarlo.

Aunque algunas fuentes recomiendan que el paciente se quede con una muestra de su tejido y/o con el bloque de parafina donde se coloca el tejido, la doctora Graham cree que es más seguro que la muestra permanezca guardada en el laboratorio. Si quieres una segunda opinión, el laboratorio original la empacará debidamente y la mandará directamente al otro laboratorio, dice la doctora.

Otros factores que afectan el pronóstico

En los últimos años se han identificado otros factores moleculares y genéticos, a veces llamados factores del pronóstico. Los receptores de hormonas son unos de los factores que se usan rutinariamente para diagnosticar el cáncer de seno. Si se dice que el cáncer es ER-positivo, significa que la superficie de las células cancerosas está incrustada con moléculas que se adhieren al estrógeno. Estos receptores de estrógeno (ER) estimulan el crecimiento de las células cancerosas. De igual manera, podría tener receptores de progesterona (PR) haciéndolo PR-positivo. Hoy en día se conducen estudios ER y PR rutinariamente en todos los tejidos de tumores de cáncer de seno.

Aunque todavía no es un análisis rutinario, se puede identificar una proteína que a veces la sobre produce un gen en las células cancerosas del seno llamada Her2/neu. Las mujeres con niveles más altos de la proteína Her2/neu pueden tener un pronóstico desfavorable porque ésta estimula el crecimiento de las células cancerosas. Podrían responder a un medicamento llamado Herceptin, el cual deteriora el crecimiento de las células que tienen un exceso de esta proteína.

La agresividad de un cáncer también se puede evaluar con análisis que examinan el ADN de las células. Una técnica llamada citometría de flujo mide cuánto ADN hay en una célula. También puede medir cuántas células se están dividiendo. Estos análisis son caros y requieren un equipo especial y quizás no estén disponibles en el hospital donde tú te atiendes. Si no, puedes preguntarle a tu médico si esta información sería útil para tu diagnóstico o si afectaría tus opciones de tratamiento. Si es así, se puede enviar una muestra del tejido de tu tumor a un laboratorio que conduzca este análisis.

¿Cuándo está completo un diagnóstico?

Estudios más recientes se están desarrollando para mejorar los diagnósticos. Habrá tratamientos que se concentrarán en el comportamiento específico molecular dentro de las células cancerosas y mientras estos evolucionan, será más importante saber ciertos factores del pronóstico. Pero por ahora, con algunas excepciones como los receptores de estrógeno y progesterona en el cáncer de seno, la Doctora patóloga Graham dice: "Los mejores factores para determinar un pronóstico y el mejor camino terapéutico a tomar son los mismos de hace 20 o 30 años. Los criterios dependen del tamaño del tumor, el tipo de tumor, el grado y la condición de los ganglios linfáticos".