Menu

Más cómodas y fáciles de usar que las pelucas, las pañoletas y otras prendas para cubrirse la cabeza son una excelente alternativa. El secreto es encontrar las que son lo suficientemente sofisticadas para usar en la oficina.

PRENDAS PARA CUBRIRSE LA CABEZA

Por lo general, vienen en dos estilos: pañoletas (previamente amarradas o especialmente diseñadas para amarrarse fácilmente) y turbantes que se ponen fácilmente sin necesidad de amarrarse (son más parecidos a los gorros de algodón que a los tocados hindúes). Para el trabajo, olvídate de las trenzas enfadosas y los diseños complicados. Es mejor usar colores sólidos y estilos simples.

Dónde conseguirlas:

Headacovers.com: Puedes conseguir toda clase de prendas para cubrirte la cabeza, desde turbantes hasta pañoletas y gorros más sencillos. Ve a www.headcovers.com para ver la gran variedad de estilos que tienen.

Womanspersonalhealth.com
Los turbantes de felpa y de velour pueden ser demasiado Hollywood en los años cuarenta para usar en la oficina, pero los estilos tejidos de algodón, como los diseños sueltos o de casquete, vienen en colores clásicos como negro, blanco y gris que irán perfectamente con tu ropa. Ve a www.womanspersonalhealth.com.

LAS PAÑOLETAS

¿No puedes encontrar algo que le vaya bien a tu traje favorito? Intenta usar una pañoleta. Son más difíciles de amarrar (al principio), pero es más fácil encontrar la que mejor le queda a tu conjunto. Cualquier marca funciona bien, sólo busca que sea de algodón o mezclas de algodón (éstas no se resbalan tan fácilmente como las de seda o telas sintéticas) y asegúrate de que sea el tamaño adecuado; de 26 por 26 pulgadas a 36 por 36 pulgadas, dependiendo de cómo las quieras amarrar.

Dónde conseguirlas:

Cualquier tienda de departamentos
Los vendedores en el departamento de pañoletas tal vez no conozcan muy bien los asuntos relacionados al cáncer, pero la mayoría sabe cómo convertir una pañoleta en una prenda para la cabeza.

La tienda de telas más cercana
Compra muchas telas, algunos diseños modernos con estampados cuadrados o de camuflaje, algunos colores para el día a día y algunos más clásicos. Sólo asegúrate de comprar suficiente tela reversible para hacer una pieza de 36 por 36 pulgadas con dobladillo. Tú misma o cualquier sastre puede hacerle el dobladillo. Escoge telas livianas con buena ventilación y que no se deslicen.