Después de que se termine tu permiso médico, prepárate para tu próximo reto: asegurarte de que tu regreso sea lo más cómodo posible. Para los sobrevivientes de cáncer, regresar al trabajo frecuentemente conlleva emociones encontradas: alivio, temor, esperanza, y quizás incomodidad. Aunque estés seguro de que estás listo para regresar, puede que te preocupe: ¿Encontrarás escepticismo o apoyo? Los expertos dicen que esto depende en parte de cómo enfrentes la situación. Las siguientes son sugerencias para reducir los conflictos en tu transición de paciente de cáncer a empleada valorada.

Sigue tu estilo

Si eres conversador por naturaleza e intercambias información con facilidad, probablemente querrás poner a tu jefe y a tus compañeros de trabajo al día sobre su proceso de recuperación. Si eres más reservado, dile a todos que estás bien y déjalo ahí. (Debes esperar que tu supervisor cumpla con tus pedidos de confidencialidad.) La cantidad de información que divulgues también puede depender del ambiente de trabajo y de otros empleados que hayan tomado tiempo para recibir tratamiento para el cáncer y que hayan tenido un regreso satisfactorio al trabajo.

Ponte al día

Es importante volver a sentir seguridad sobre tus habilidades en el trabajo. ¿Cómo se logra esto?

  • Pon tu mente a prueba. No sólo es importante sentirse capaz de hacer el trabajo, también hay que sentirse psicológicamente al nivel. Si te sientes de bajos ánimos, puedes buscar orientación individual de un trabajador social o un terapeuta, o hacerte socio de un grupo de apoyo de otros pacientes de cáncer que estén regresando al trabajo.
  • Evalúa si estás preparado para trabajar. ¿Estás listo para regresar a tiempo completo o a tiempo parcial? Si trabajar a tiempo parcial te suena más factible, considera cuáles necesidades tendrás. ¿Sería mejor para ti trabajar por la mañana o por la tarde? Toma en consideración cualquier medicina que estés tomando y sus posibles efectos secundarios. ¿Perjudicarán tu habilidad de conducir al trabajo, por ejemplo, o de mantenerte alerta durante esas reuniones maratónicas?
  • Los expertos de Cancer Care, (800) 813-HOPE, una organización de auto-ayuda que pone consejos sobre regresar al trabajo en su página Web, recomiendan que asistas a talleres o seminarios para renovar tus destrezas.

Haz un plan

  • Cuando hayas decidido si estás preparado para regresar al trabajo a tiempo completo o a tiempo parcial, haz un programa, averigua si satisfacen los requisitos de tu empleador y prepárate a seguirlo.
  • Observa tu terminal de trabajo. ¿Será necesario rediseñarlo o añadirle equipo, como un soporte para tu espalda o algún otro aparato para aumentar tu comodidad?
  • Concéntrate en el trabajo, aunque ponerte al día requiera hacer tareas tediosas como devolver un montón de llamadas o enfrentarte a una montaña de correspondencia. Es importante que reanudes tu rutina de trabajo para recalcar el hecho de que haz hecho una transición de ser paciente a ser empleada.