Menu

Una vez que hayas completado tu tratamiento para el cáncer o estés a punto de terminarlo y te hayan dado el sí para regresar al trabajo al menos por medio horario, te esperan más desafíos. Aquí encontrarás lo que necesitas saber sobre cómo tu historial de cáncer puede afectarte en el trabajo y cómo puedes aprovechar las protecciones que la ley te da. Nuestro panel de expertos: Page Tolbert, una asistente social del Programa de Recursos Post-Tratamiento del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, de Nueva York; Randye Retkin, un abogado y el director de LegalHealth, parte del Grupo de Asistencia Legal de Nueva York; Kimberly Calder, administradora de Iniciativas de Seguros de Salud para la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple; Barbara Hoffman, abogada y fundadora de la Coalición Nacional para la Supervivencia del Cáncer.

Facilitar el regreso a la rutina

Luego de regresar al trabajo, probablemente necesitarás tomarte algún tiempo para las consultas de seguimiento y chequeo, o quizás para las sesiones restantes de quimioterapia. Ten presente que tienes derecho a los beneficios de la Ley de Licencia Familiar y Médica (Family and Medical Leave Act, o FMLA por sus siglas en inglés) si trabajas para una compañía de 50 o más empleados. Conforme a dicha ley, puedes tomarte la licencia en pequeñas partes, incluso en periodos tan cortos como una hora. Esto se explica en mayor detalle en www.dol.gov/whd/fmla/index.htm. Si trabajas para una compañía con menos de 50 empleados, puedes estar cubierto para la licencia médica bajo una ley estatal. Verifícalo con tu departamento de Recursos Humanos o con el departamento de trabajo del estado.

Tu historial de cáncer y tu seguro

Según los expertos, si estuviste empleado y disponías de un seguro de salud antes del diagnóstico de cáncer, tomaste un tiempo de licencia y regresaste al trabajo, esto no tendrá efecto alguno en tu seguro grupal de salud. Si estás cubierto por un plan grupal, no puedes ser excluido debido a tu historial de cáncer. Tus primas no pueden ser más altas que las de los demás y no puedes ser dado de baja del plan grupal debido al cáncer. La ley federal conocida como HIPAA (Ley de Transferibilidad y Responsabilidad del Seguro Médico de 1996) protege los derechos de las personas participantes en planes de salud grupal. Puedes ver los detalles en el sitio de Internet del gobierno, www.hhs.gov/ocr/hipaa/

¿Estás siendo tratado con justicia?

Desde el punto de vista legal, tu historial de cáncer no puede ser utilizado en tu contra en el lugar de trabajo. Pero puede ser difícil determinar si tu historial de cáncer está siendo utilizado de manera injusta, porque la discriminación puede ser sutil. Algunos consejos: Si alguien claramente menos calificado recibe un ascenso, debes sospechar que tu historial de cáncer tiene algo que ver. Si escuchas comentarios que te desacrediten, estás siendo tratado injustamente. Una mujer (que entabló un juicio) contó sobre el día en que el personal de la oficina debió ser evacuado debido a un apagón y su jefe dijo a los demás que la siguieran, ya que su terapia de radiación la hacía brillar. Si las tareas que solías hacer de manera competente son asignadas a otros, eso podría ser una pista de que tu supervisor piensa que ya no eres capaz. Si tus tareas o proyectos ya no son tan retadores o no te consumen tanto tiempo como lo hacían antes de tu tratamiento para el cáncer, eso podría ser una pista. Pero la evidencia es muy "específica a los hechos" para cada situación laboral. Afortunadamente, la mayoría de los empleadores tienen suficiente sentido común para saber que deben cuidarse cuando tratan con empleados o potenciales empleados con problemas de salud. Y en la medida en que más empleados sufren de problemas de cáncer u otros problemas de salud graves en sus seres queridos, muchos se están volviendo más comprensivos hacia los empleados con historiales de cáncer. Las condiciones pueden estar mejorando. En un estudio publicado en el año 2004 en la revista del Instituto Nacional de Cáncer, los investigadores encuestaron a más de 1.500 mujeres, incluyendo a 646 sobrevivientes de cáncer de seno, y encontraron "poca evidencia" de que los sobrevivientes enfrentaran discriminación en el trabajo debido a su historial de cáncer.

Qué hacer si sospechas ser discriminado

En primer lugar, habla del tema con tu jefe, si puedes hacerlo. Puede ser que él o ella estén tratando de aligerar tu carga laboral y tener la mejor de las intenciones. Decide primero si éste es el caso. Simplemente puedes preguntar en un tono cordial: "¿Están intentando facilitarme las cosas? Lo agradezco, pero agradecería también la oportunidad de viajar a las reuniones nuevamente". Si hablar con tu supervisor no soluciona el problema, ve a tu departamento de Recursos Humanos y plantea la situación. Si puedes negociar y solucionar la situación de manera informal es mejor y más barato que conseguir un abogado. El encargado de Recursos Humanos puede tener que hablar con tu jefe para resolver la situación de manera rápida. Si necesitas entablar acciones legales, primero siéntate y piensa en cuáles son tus objetivos: ¿Retribución? ¿Volver trabajar en tus tareas o con tus clientes anteriores? ¿Un ascenso? ¿Quedarte en la compañía o no? Teniendo esto en mente, puedes proceder con las ideas más claras. Y tus esfuerzos estarán más focalizados.

Cambiarse a otra compañía

Quizás estés lo suficientemente desconforme como para buscar otro trabajo, has decidido salir en búsqueda del "trabajo de tus sueños" o simplemente tengas la oportunidad de una entrevista en otra compañía. Ir a una entrevista de trabajo siempre es un desafío, pero cuando tienes un historial de cáncer puede serlo aun más. Si decides buscar un nuevo trabajo, los expertos recomiendan contener esa necesidad natural que tienen los supervivientes de cáncer de hablar del tema, al menos al principio, con un nuevo empleador potencial. También ten en cuenta que tu nuevo empleador potencial no tiene derecho a preguntarte sobre tu historial médico. El empleador solamente tiene el derecho a saber si estás calificado para el trabajo. Desde el punto de vista legal, los empleadores potenciales no deben hacer preguntas sobre tu salud, pero si lo hacen, contesta cómo te encuentras ese día. Si estás lo suficientemente bien como para presentarte a una entrevista de trabajo, tu salud puede describirse definitivamente como buena. Entrando más en el tema, pueda que tengas que decirle a un probable empleador que necesitarás algunos arreglos, si ese es el caso. Pero esa discusión puede esperar incluso hasta después de que obtengas el trabajo. Consigue el trabajo primero, sugieren los expertos. Luego, si necesitas, digamos, una tarde libre cada tres meses para atención de seguimiento, menciónalo antes de aceptar el puesto.

Presentarse bien

Puedes poner un toque positivo en las cosas de la manera que lo hacen todos los que buscan trabajo. Una mujer, luego de su tratamiento de cáncer, dejó de trabajar por un tiempo pero ayudó a su iglesia a computarizar la oficina. Su consejera le preguntó si alguien allí confirmaría ese trabajo y que había actuado como consultora para ellos. Y eso funcionó bien. Mantén el enfoque en tus actuales capacidades para trabajar. Desde el punto de vista legal, eso es todo lo que un empleador potencial tiene el derecho a saber. Durante la entrevista, enfócate en tus cualidades como solicitante de un trabajo —la mejor solicitante que van a entrevistar— y no te enfoques en tus cualidades como sobreviviente de cáncer. Ocultarlo puede ser difícil para algunos sobrevivientes, que muchas veces se sienten culpables por mantener el secreto. Los expertos aconsejan liberarse de ese sentimiento apologético y confesional. Por supuesto, siempre existen algunas excepciones a estas directrices. Un intrépido sobreviviente de cáncer fue a una entrevista de trabajo y dijo: "Hey, yo pasé por un cáncer". Su actitud imbatible es: Si pude manejar el cáncer, puedo manejar este trabajo y todos sus desafíos. Los expertos dicen que sólo algunos tipos de personas pueden lograr esto, pero que sólo tú sabes si eres esa persona.

Manejar el papeleo y las preguntas escabrosas

Aunque no tienes que mostrar tu historial de cáncer, tampoco puedes mentir sobre un vacío en tu hoja de vida. Aunque los empleadores potenciales no pueden preguntar: "¿Tuvo usted cáncer?", pueden preguntar "¿Y qué sucedió durante este vacío en su currículum?" Aun así, puedes ser discreto pero veraz. Algo como: "Tuve algunos problemas familiares que ahora están resueltos" o "Tuve problemas de salud que ahora están resueltos" es veraz y proporciona suficiente información.

El seguro cuando cambias de trabajo

Incluso si abandonas un plan de seguro grupal de salud, estás protegido en la transición a otro plan grupal. Otra ley llamada Ley de Reconciliación del Presupuesto Consolidada Unitaria (Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act, o COBRA por sus siglas en inglés), aprobada en 1986, proporciona continuidad de cobertura de salud grupal que pudiera de otra manera terminarse. Ofrece el derecho a una continuación temporal de la cobertura de salud bajo ciertas condiciones. Para leer preguntas y respuestas, visita el sitio de Internet del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (U.S. Department of Labor) que aborda el tema de COBRA en www.dol.gov/ebsa/faqs/faq_consumer_cobra.html. Si decides cambiar de trabajo, planifica tu transición de seguro de salud. Primero consulta sobre COBRA. Entiende cuándo empieza y cuándo termina, cuánto te costará (generalmente es costoso ya que tendrás que pagar tanto las porciones del empleado como las del empleador) y si tienes dependientes, si ellos también estarán cubiertos. Tratar de obtener un seguro de salud de manera individual puede ser más difícil si tienes un historial de cáncer, en particular si tu tratamiento ha sido realizado en los últimos cinco años. Aunque pueda ser tentador omitir el cáncer en la solicitud de seguro, no lo hagas. Eso es fraude, no vale la pena el riesgo, y es deshonesto. Pregúntale al encargado de Recursos Humanos o representante del seguro sobre las condiciones preexistentes bajo el plan de salud grupal y cómo se manejará. De acuerdo con HIPAA, se han establecido límites para excluir personas por trastornos preexistentes, el periodo durante el cual un problema médico específico no está cubierto.

Marcar las pautas

Si puedes marcar las pautas como un sobreviviente de cáncer relajado y confiado, es muy probable que aquellos a tu alrededor también se sientan menos incómodos. Si ves tu reintegro al trabajo como un paso importante en la recuperación, esto también afectará tu actitud de la manera más positiva.