Tomar tiempo libre

En este momento, todo el mundo en el trabajo que debe saber sobre tu diagnóstico de cáncer probablemente ya lo sabe. Ahora necesitas una estrategia para tomar tiempo libre de manera satisfactoria y a la misma vez asegurarte de que el trabajo crítico se haga. Debes tomar en cuenta los siguientes puntos:

Analiza tu volumen de trabajo

  • Considera el volumen de trabajo. Fíjate de cuáles proyectos eres responsable, tu condición actual y plazo de entrega, y cuáles de estos son factibles que termines.
  • • Sé honesto. ¿Padeces del síndrome de “No pueden funcionar sin mí”? En lugar de eso debes pensar en lo esencial: hay que hacer el trabajo, pero no necesariamente tienes que ser tú.
  • Re-asigna y delega. Si es apropiado, pregúntale a tu supervisor cómo se puede dividir el trabajo. Puedes sugerirle que te asigne un proyecto o un cliente por cada compañero de trabajo, o quizás te sientas más cómodo si sólo una persona te sustituye.

Nombra una persona de contacto

Aunque hayas dividido el trabajo y también hayas dejado notas fáciles de entender, seguramente habrá preguntas. Una persona de contacto puede ayudarte a manejar la interacción con la oficina mientras estés de permiso médico. En vez de recibir demasiadas llamadas, tú y tu persona de contacto pueden decidir con qué frecuencia te llamarán para ponerte al día y hacerte preguntas.

  • Escoge a la persona de contacto con cuidado. Debe ser alguien en quien confías. No tiene que ser alguien que haga tu trabajo exacto. Puede ser un auxiliar administrativo.
  • Déjale saber a los compañeros de trabajo y a los clientes quién es tu persona de contacto y cuál es la mejor manera para comunicarse con él o ella.
  • Examina los detalles de cada proyecto o cada cliente antes de irte para que tu persona de contacto sepa lo que deben esperar.

Maneja el papeleo

La circulación de papeles y de correspondencia seguirá en tu ausencia. Puedes manejarlo de la siguiente manera:

  • Explícale a tu persona de contacto tu sistema para estar pendiente de la información, incluyendo números de teléfono y correspondencia electrónica.
  • Determina lo que harás acerca de las cartas y la correspondencia electrónica. Quizás tu persona de contacto pueda enviarte lo que piensa que tú quieras ver, archivar correspondencia no urgente para examinarla en el futuro y darle lo que sea urgente a un compañero de trabajo.

Trabaja desde el hogar

Si decides seguir trabajando desde tu hogar o desde el hospital (y si tu compañía y tu puesto te lo permiten):

  • Avísale a tus compañeros de trabajo, a tu persona de contacto y/o a tu jefe cuándo estarás en contacto y tu agenda aproximada para completar los proyectos. Tener parte en el trabajo no sólo ayudará a la oficina, también puede darte un sentido de conexión que puede servir de contrapeso al mundo (a veces irreal) del tratamiento de cáncer.
  • Pídele a tu persona de contacto que reúna todos los mensajes y que te comunique los más importantes con prontitud. Entre los dos pueden decidir cuál sería el mejor sistema para que obtengas la información que no es urgente cuando te venga bien.