Menu

Cuando se trata de los problemas de salud, el cáncer seguramente es uno de los más traumáticos. Con el tiempo, el estrés de sobrellevar el diagnóstico y las realidades del tratamiento probablemente se complicarán con otros asuntos, como mantenerse al día con el trabajo y manejar las preocupaciones de la familia y las amistades.

Evitar el estrés

Obviamente, la mejor manera de prevenir los efectos negativos del estrés es evitarlo de primera instancia. Aunque algunas fuentes de estrés son inevitables, otras son sorprendentemente previsibles y se pueden prevenir con algunas maniobras para eludir el estrés.

EN EL TRABAJO

Delega

Si te gusta hacerlo todo por tu propia cuenta, ¡es hora de cambiar! Analiza el volumen de tu trabajo para los próximos meses y determina qué requiere tu atención personal y qué se puede distribuir a los demás. Acuérdate de que puedes brindar orientación y dirección sin estar presente.

Recibe un masaje

Todo el mundo se siente bien después de un masaje. Además de relajar los músculos tensos, el masaje también estimula los nervios, aumenta la circulación de las linfas y la circulación de la sangre a los tejidos que se han privado de oxígeno por causa del estrés constante. Es más, investigaciones han demostrado que la cantidad de oxígeno que llega a las células del cuerpo aumenta en un 15 por ciento después de un masaje. Si tu equipo de tratamiento no puede sugerir un masajista, encuentra uno a través de la Asociación Americana de Terapia de Masaje (American Massage Therapy Association).

Estrategias de relajamiento

• Respira efectivamente

La gente estresada tiende a respirar de manera rápida y superficial, lo cual no provee mucho oxígeno y aumenta la tensión en el pecho y en los hombros. La próxima vez que sientas pánico o tensión, toma unos momentos para respirar profundamente. Al proveerle más oxígeno a tu sistema, tu ritmo cardiaco disminuirá, tu presión bajará y te tranquilizarás.

• Escribe un diario

Escribir acerca de las tensiones en tu vida, incluyendo tu ansiedad sobre el tratamiento, puede proveerte una válvula de escape para sentimientos que se te hacen difícil decirle a otras personas.

• Prueba la meditación

Despeja tu mente de las preocupaciones y la distracción por un periodo breve cada día. Sólo necesitas privacidad, silencio, una silla o alfombrilla cómoda, y de 10 a 20 minutos al día. Las técnicas de meditación simple incluyen relajación progresiva y visualización.

• Haz ejercicio

La actividad física es una de las maneras más efectivas de combatir el estrés. Las técnicas de ejercicio moderado, como el yoga, pueden dejarte relajada sin cansarte mucho. La jardinería también puede proveer satisfacción creativa y tiempo valioso al aire libre. La mayoría de los centros de cáncer ofrecen (o pueden ayudarte a encontrar) clases de ejercicios diseñadas específicamente para pacientes de cáncer

• Explora tu lado artístico

Dibujar, pintar o esculpir puede ayudarte a expresar tus sentimientos sobre tu enfermedad en maneras que las palabras no pueden. El personal de muchos centros de cáncer incluye Terapeutas Certificados de Arte. O puedes encontrar uno a través de la Asociación Americana de Terapia de Arte (American Art Therapy Association, 888-290-0878).