A diferencia de las personas casadas, cuando a una madre o un padre soltero, divorciado, viudo o separado le da cáncer, le falta el apoyo en casa de otro adulto con quien pueda contar.

"Los retos son más grandes para una madre soltera", dice Ellen Zahlis, M.N., la investigadora en la Universidad de Washington, Seattle. "Es sólo una persona y está enferma. Por lo tanto se supone que no hay ningún otro adulto con buena salud en la familia que también sea el encargado. Toda la carga de la responsabilidad le cae a la madre [o el padre] siendo que ya está agotada física y emocionalmente".

La falta de energía para enfrentar los problemas del día a día es un reto para cualquier padre que tiene cáncer. Para los padres solteros, podría ser doblemente cierto.

A continuación te damos algunos consejos sobre cómo darles la noticia a tus hijos, cómo enfrentar las cosas y cómo hablar abiertamente con ellos:

Primero, encuentra a otra persona en quien puedas apoyarte

"A la larga, es lo mejor para ambos [mamá/papá e hijos] si se encuentra a alguien que pueda ser el centro de sus emociones, sus sentimientos", dice Zahlis. "Piensa en las personas en tu vida quienes saben escuchar, no en las personas que necesitan arreglar las cosas por ti o que les gusta dar consejos. Hay muchas personas sin capacitación [profesional] que tienen el don de saber escuchar".

Antes de reunir a tu familia para discutir el diagnóstico, considera practicar lo que piensas decir con alguien de confianza, quizás con un amigo o amiga que tenga hijos de la misma edad que los tuyos. Él o ella puede indicarte cómo podrías lograr un mejor resultado, cambiar el diálogo para hacerlo más apropiado a la edad de tus hijos o sugerirte que les des la información en dosis más pequeñas.

Haz a un lado el papel de "súper padre"

"A [los padres] y las madres solteras les cuesta más trabajo pedir ayuda", dice Zahlis, al reiterar las respuestas que recibió en un estudio. "Se enorgullecen mucho de ser independientes".

Y cuando sí piden ayuda, muchos padres solteros se preocupan por cómo regresarán el favor.

Una manera en que Zahlis ha convencido a madres solteras de dejar el aire de "yo lo puedo todo" es poniéndolo de esta manera: "Necesito pedirle a otra persona que me escuche o me ayude porque será lo mejor para mis hijos".